¿Cuáles son las causas de la disfunción eréctil?

Edad

La prevalencia de la DE aumenta con la edad: al pasar de los 40 a los 70 años la probabilidad de sufrir DE se triplica, pasando del 5% al 15%.

Factores de riesgo cardiovascular

Los factores de riesgo cardiovascular más importantes son: hipertensión arterial, hipercolesterolemia, diabetes mellitus, obesidad, tabaquismo y un estilo de vida sedentario. Todos ellos producen un daño notable en las arterias del organismo, incluidas las arterias del pene, hasta tal punto que padecer DE, sobre todo si aparece a partir de los cuarenta años, debe considerarse un signo de alarma, pues incrementa el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular en el futuro.

Factores neurológicos

Cualquier enfermedad que afecte a los nervios erectores o a los centros medulares o cerebrales de la erección provocará DE: esclerosis múltiple, paraplejia, accidentes vasculares-cerebrales, diabetes mellitus, insuficiencia renal crónica, enfermedad de Parkinson, apnea nocturna, traumatismos pélvicos, radioterapia de la pelvis, cirugía de recto y prostatectomía y cistectomía radicales.

Tabaco y alcohol

El tabaquismo, tanto activo como pasivo, produce lesiones ateroescleróticas en las arterias cavernosas, alterando el flujo arterial del pene, que impide una correcta relajación del músculo liso trabecular y produce una afectación del mecanismo de cierre venoso. A partir de un consumo igual o superior a 20 cigarrillos/día el riesgo de DE es muy elevado.

El consumo agudo de alcohol disminuye el deseo sexual, provocando una DE pasajera y retrasando la eyaculación. El alcoholismo crónico provoca una hepatopatía crónica que conlleva una disminución de los niveles de testosterona y un aumento de los niveles de estrógenos, y a su vez también lesiona los nervios que regulan la erección. Por otro lado, el consumo crónico de alcohol disminuye la producción cerebral de oxitocina y, en consecuencia, altera la respuesta orgásmica.

Factores hormonales

El déficit de la hormona sexual masculina (testosterona) conlleva una disminución del deseo sexual y una atrofia de los nervios cavernosos. También pueden ser causa de DE el hipertiroidismo y las enfermedades de las glándulas adrenales y de la hipófisis.

Factores psicológicos

Se calcula que entre un 20% y un 30% de los casos de DE son debidos a la existencia de problemas psicológicos. Un factor muy importante es la denominada “ansiedad de ejecución”, que se genera tanto por el temor al fracaso como por un exceso de autoobservación de la respuesta eréctil o por la obligación de obtener resultados óptimos y estar demasiado pendientes de la satisfacción de la pareja. Todo ello contribuye a desencadenar un estrés sexual, convirtiendo una actividad íntima, relajada y placentera en una carrera de obstáculos.

Causas medicamentosas

Los antihipertensivos y los psicofármacos constituyen el grupo de medicamentos que causan DE con mayor frecuencia. Entre los antihipertensivos destacan los diuréticos del grupo de las tiazidas y los betabloqueantes. Entre los psicofármacos, provocan DE y disfunción eyaculadora los antipsicóticos (fenotiazinas y haloperidol), los antidepresivos del grupo de los inhibidores de la recaptación de serotonina y los llamados antidepresivos tricíclicos. Los medicamentos como la finasterida y la dutasterida, utilizados en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata, así como los antiandrógenos, también pueden provocar DE.