Observación frente a Prostatectomía radical

En concreto, el grupo de cirugía presentó una mortalidad general del 47% contra el 49,9% del grupo de observación. Además, el 5,8% de los varones del grupo de cirugía murió de cáncer de próstata o por secuelas derivadas tratamiento frente al 8,4% del grupo de observación. “Nuestro estudio mostró que los hombres con cáncer de próstata, en estadio temprano y sometidos a observación tienen el mismo riesgo de muerte que el de los pacientes sometidos a cirugía”, afirma el Dr. Wildo. “Los médicos pueden ahora recomendar la observación como el método de tratamiento preferido para la mayoría de sus pacientes diagnosticados, en fases precoces, de cáncer de próstata”. En particular, un análisis de subconjunto PIVOT también indicó que la cirugía radical no ofrecía ventajas en la reducción de la mortalidad en las primeras etapas (localizada) de la enfermedad de bajo riesgo. En su lugar, la observación pareció ser superior a la cirugía en el grupo de pacientes con enfermedad de bajo riesgo.
El análisis de subconjuntos también indicó que la prostatectomía radical no se asoció a una reducción significativa en la mortalidad (por todas las causas y específica de la enfermedad) en aquellos hombres con niveles de PSA inferiores a 10 ng / ml.

“Hasta dos tercios de los hombres que han recibido un diagnóstico de cáncer de próstata tienen un bajo valor de PSA o sufren una enfermedad de bajo riesgo, pero casi el 90% recibe un tratamiento en fases tempranas – por lo general cirugía o radioterapia”, escriben.

Sin embargo, la autoridad de estos hallazgos se ve socavada por el hecho de que el estudio PIVOT no tiene una potencia estadística suficiente, según sugieren dos expertos en una editorial que acompaña el estudio.

El diseño original era de 2000 hombres para ser asignados, al azar, a la cirugía o a la observación, señalan los editorialistas, el Dr. Ian Thompson de la Universidad de Texas Health Science Center en San Antonio y la Dra. Catherine Tangen del Fred Hutchinson Cancer Research Center en Seattle, Washington, pero después, al no haber conseguido reclutar suficientes pacientes, los investigadores modificaron el diseño, quedando en un total de 731 varones.

A pesar de esta objeción, el Dr. Thompson y la Dr. Tangen están de acuerdo con los investigadores del PIVOT en un punto muy importante: en los hombres con bajo riesgo, la enfermedad localizada se debe controlar en primer lugar mediante vigilancia y no someterlos a tratamiento alguno.

La observación es una “elección racional y saludable para la gran mayoría de los hombres diagnosticados con cáncer de próstata en los Estados Unidos”, dijo el doctor Wildo, explicando que los daños relacionados con el tratamiento se puede evitar, y que en el riesgo de muerte por cáncer de próstata en el grupo de observación fue “bajo”.

La cirugía puede ser una opción apropiada para los hombres con altos valores iniciales del PSA y que tienen un perfil de riesgo que no es bajo, dicen los autores.

La prostatectomía radical se asoció con una reducción de la mortalidad por todas las causas entre los hombres con un valor de PSA superior a 10 ng / mL y “posiblemente” entre aquellos con tumores de riesgo intermedio o alto riesgo.

El último reto, en el tratamiento del cáncer de próstata , consiste en diferenciar con precisión los riesgos, así el tratamiento puede centrarse en los hombres con “cáncer mortal”, dicen los editorialistas. “El cáncer de próstata no es un cáncer monolítico, sino un espectro de enfermedades”, escriben el doctor Thompson y el Dr. Tangen. Los ensayos clínicos futuros deben centrarse en “los cánceres que importan”, añaden.

N Engl J Med. 2012, 367:203-213, 270-271.

¿Dónde Estamos?

Hospital Quirón Teknon
Dr. Jose Mª Gil-Vernet

Consultorios Vilana (despacho 195, 3ª planta)
C/ Vilana, 12
08022 Barcelona

T. +34 93 393 31 95
F. +34 93 393 30 95