Los parches de estrógenos en el tratamiento del cáncer de próstata

La testosterona (T) es la hormona sexual masculina que estimula el crecimiento de las células tumorales en el cáncer de próstata y el tratamiento de esta enfermedad, en fases avanzadas, se basa en suprimir la producción de T en los testículos mediante la llamada castración química. Esta supresión se puede conseguir con el uso de parches de estrógenos (PE) o con inyecciones de los llamados análogos de la LHRH (A-LHRH) (luteinizing hormone-releasing hormone analog). El principal problema del uso de análogos LHRH son, a largo plazo, las complicaciones cardiovasculares, osteoporosis, anemia y sofocos. En el año 2006, el NIH (National Institues of Health, USA) inició un ensayo clínico (NCT00303784) multicéntrico, el llamado estudio PATCH, con el fin de valorar la eficacia de los PE en comparación con los A-LHRH así como la aparición de efectos adversos y su impacto en la calidad de vida de los pacientes.

En este mes de marzo, la revista The Lancet Oncology, ha publicado los resultados del equipo de investigadores que dirige la Dra. Ruth Langley del Hopsital Universitario de Brighton (Reino Unido)

En este trabajo se demuestra que a los tres meses de haber iniciado el tratamiento el 93% de los 75 pacientes que recibieron A-LHRH y el 92% de los que fueron tratados con PE alcanzaron concentraciones mínimas de testosterona, los llamados niveles de castración. Después de un seguimiento de 19 meses, en el grupo A-LHRH se detectaron complicaciones cardiovasculares en 7,1% y en el grupo de PE fueron del 10,1%, si bien 50% de estos últimos sucedieron en pacientes que fueron pasados al grupo de A-LHRH. A los 12 meses la glicemia (niveles de glucosa en sangre) aumentó un 5,5% en el grupo A-LHRH y disminuyó un 2,4% en el grupo PE. El colesterol aumentó un 4,1% en el grupo A-LHRH y disminuyó un 3,3% en el grupo de PE. Otros efectos adversos fueron la ginecomastia en el 19% del grupo A-LHRH y 75% en el grupo PE. Los sofocos aparecieron en un 56% de pacientes del grupo A-LHRH y en un 25% en el grupo PE. El 13% de los pacientes del grupo A-LHRH y el 42% de pacientes del grupo PE presentaron problemas dermatológicos.

Este estudio demuestra que los estrógenos en parche constituyen una importante alternativa terapéutica al uso de A-LHRH pues se consigue la misma eficacia en cuanto a castración química se refiere y, por otro lado, si su uso se extiende, conseguiremos un ahorro considerable para las ya muy mermadas arcas de nuestro sistema sanitario. El tratamiento con A-LHRH cuesta, aproximadamente, 1200 euros/año y el tratamiento con PE unos 70 euros/año.

R. Langley et al.: Cardiovascular outcomes in patients with locally advanced and metastatic prostate cancer treated with luteinising-hormone-releasing-hormone agonistortransdermal oestrogen: the randomised, phase 2 MRC PATCH trial (PR09). Lancet Oncol. 2013 Mar

¿Dónde Estamos?

Hospital Quirón Teknon
Dr. Jose Mª Gil-Vernet

Consultorios Vilana (despacho 195, 3ª planta)
C/ Vilana, 12
08022 Barcelona

T. +34 93 393 31 95
F. +34 93 393 30 95